Bilans d’évènement

Desayuno sobre por qué los proyectos de reducción de gastos en las empresas fracasan o se quedan cortos

La Dirección de cualquier empresa a menudo se plantea si está enfocando bien sus proyectos de reducción de costes o incluso si no supone un obstáculo para su correcto desarrollo. Nuestra Cámara, en colaboración con Expense Reduction Analysts, organizó un desayuno de trabajo para reflexionar sobre el papel del CEO y del Director Financiero en los proyectos de reducción de gastos y ofrecer pautas para conseguir resultados exitosos.

La ponencia fue a cargo de David Bertomeu, socio de Expense Reduction Analysts y profesor de ESADE.

Tras varios años con acciones e iniciativas para reducir costes, hay empresas que sienten que poco más pueden hacer sin afectar la calidad de su servicio. ¿Cómo lo hacen las otras empresas? ¿Por qué no consigo que funcione en mi compañía?

Bertomeu inició su intervención recordando que no siempre es claro el rol del Directivo en los proyectos de reducción de gastos. A modo de ejemplo, analizó cuatro casos reales donde se pudo observar que el comportamiento del Directivo claramente condiciona el progreso y resultado de cualquier proyecto, algunos para bien y otros para mal. Tras identificar los diferentes tipos de comportamientos, se dieron algunas pautas para prevenirlos y abordar los proyectos con mayores garantías.

Los profesionales de la gestión de gastos logran que las empresas mejoren sus beneficios y así sus opciones ganadoras.

El resultado obtenido hace que se multipliquen a su vez las posibilidades para reinvertir estos ahorros en el negocio y adaptarse a un mercado cada vez más exigente, cambiante y demandante de innovación. Todo encaja sobre el papel, alertó el ponente, sin embargo, a menudo nos olvidamos de algo que pone cualquier operación en riesgo: el factor humano.

El miedo, la inseguridad y la pereza son sentimientos inherentes a todo ser humano y no debemos olvidarlos, sino todo lo contrario, debemos abordarlos desde un inicio para lograr el mayor éxito posible. Para conseguirlo, la alianza es un elemento clave. “Debemos pasar de una dimensión racional a otra emocional, de hablar de la reducción de costes a buscar la vinculación en el proyecto de aquellos que nos identifican como una auténtica amenaza”, recomendó Bertomeu. “La clave está en posicionarnos como socios del negocio y demostrarles que podemos llegar allí donde ellos no pueden”, añadió.

A priori, la labor del Director Financiero podría ser exclusivamente la de analizar minuciosamente varias categorías de gasto y encontrar ahorros, pues es lo que ha firmado con el Director General después de varias reuniones. “En un principio, puede parecer que gestionar emociones, miedos y resistencia al cambio no va con nosotros”, puntualizó el socio de Expense Reduction Analysts, “pero nada más lejos de la realidad”. “Si no lo hacemos, no habrá proyecto y sin proyecto, no hay resultados”. Pero ¿cómo lograrlo?

En primer lugar, es fundamental escuchar a los responsables de la empresa para poder trabajar la empatía y crear un ambiente adecuado y una comunicación fluida. “Es importante que demostremos al equipo que nosotros no somos el enemigo a batir, sino un potente aliado con el que
trabajar conjuntamente”.

En segundo lugar, se deben establecer objetivos comunes y hacer ver al equipo “que nuestra labor no sustituye a la suya, sino que la complementa y la mejora”. Es más, éstos pueden salir fortalecidos en caso de lograr ahorro y tendrán herramientas para hacer una gestión más eficiente a partir de entonces.

En tercer y último lugar, hay que involucrar a todos los miembros del equipo en los hallazgos, hacerlos partícipes y darles visibilidad dentro de la compañía. Ellos son parte fundamental en esta fórmula de éxito y, por tanto, todos deben saberlo. En definitiva, la verdadera clave del triunfo no se basa en números y resultados, sino en aprender a gestionar el factor humano.

PLUS D'ACTUALITÉS

Partager cette page Partager sur FacebookPartager sur TwitterPartager sur Linkedin

Fermer

Recevez notre Newsletter !