Encuesta "Europa vista desde España y Francia"

Les inscriptions ne sont pas encore autorisées pour cet événement.

 

Coincidiendo con el Día de Europa, nuestra Cámara en colaboración con Cuatrecasas y el Instituto Francés de Barcelona, presentaron -en el auditorio del bufete de abogados en Barcelona- la encuesta “Europa vista desde España y Francia”.

El objetivo del estudio, realizado conjuntamente por Diálogo y el Real Instituto ElCano, ha sido indagar en las similitudes y diferencias entre las opiniones públicas francesa y española ante la Unión Europea.

Abrió el acto Héctor Bros, Socio Director de Cuatrecasas Barcelona, quien destacó que respecto a Europa existe un contraste interesante en la visión de la Unión Europea entre Francia y España. Durante su intervención, Cyril Piquemal, Cónsul General de Francia en Barcelona, reconoció que ante los retos de la UE, dicha encuesta representa una “brújula para guiarnos y actuar juntos”. Ejemplo que, según él, deberían seguir otros países de la Unión. “Necesitamos conocer de manera profunda los retos técnicos y las preocupaciones de los Estados miembros, así como la situación política, social e histórica”, afirmó. Parafraseando al presidente Macron, comentó que Europa necesita una refundación global con los pueblos, y de ahí la necesidad de consultas ciudadanas como esta. Francia y España son dos socios que comparten valores e intereses, pero la lectura de este estudio revela una brecha en la percepción que los dos países tienen de la Unión Europea, respecto a la pertinencia a la UE y a sus retos. El diplomático acabó su intervención reconociendo la importancia para el futuro de Europa de establecer relaciones bilaterales a largo plazo, fuertes, estables y sinceras, a través de colaboraciones en todos los sectores.

A continuación, Pol Morillas, Subdirector de Investigación e Investigador Senior para Europa en CIDOB, Ignacio Molina, Investigador Principal del Real Instituto ElCano, Daniel de Busturia, Empresario, profesor y escritor, y Sylvia Carrasco, Directora General de Diálogo, presentaron las conclusiones de la encuesta.

Los resultados muestran que la principal diferencia entre franceses y españoles es el mayor entusiasmo de los segundos hacia la UE. Los españoles mantienen desde la transición una actitud muy positiva y quizás algo ingenua hacia la UE, que sigue siendo una novedad para la vida de la mayoría de ellos, mientras que para la gran mayoría de los franceses la Unión es un hecho que les ha acompañado a lo largo de sus vidas adultas.

Francia fue y sigue siendo una gran potencia industrial exportadora que ha visto amenazados sus logros económicos por la globalización y la competencia comercial de las nuevas potencias asiáticas. En España, el impacto de la industria exportadora en su economía ha sido menor que en Francia y por tanto su declive industrial ha tenido un efecto menos visible en su bienestar. La sensación que Francia experimenta de un cierto declive como gran potencia internacional no tiene correlato en España. En este contexto, los franceses desean que la UE sea, en primer lugar, un instrumento para competir mejor en la economía globalizada, mientras que los españoles, que todavía se ven a sí mismos en el bando de los receptores de ayudas, quieren que la Unión sea, en primer lugar, un gran distribuidor de riqueza, capaz de igualar las condiciones de vida entre los Estados miembro.

En general, el nacionalismo francés es mucho más poderoso que el español y ello explica sus mayores reticencias hacia cualquier proceso u organización que debilite la soberanía nacional. Los españoles, por el contrario, tienen una identidad nacional más débil, desconfían de sus propias instituciones y confían en las europeas.

La variable ideológica juega en sentido contrario en España y Francia: en España es la izquierda la que más desconfía de la UE, mientras que en Francia éste es un rasgo de la derecha.

Por último, la relación de poder es desigual: para España, Francia es claramente el segundo aliado preferido después de Alemania, con mucha diferencia respecto a cualquier otro. Para Francia, España está sólo ligeramente por encima de Italia y Bélgica. Franceses y españoles entienden que Alemania es la nación más poderosa en Europa y, en consecuencia, la mayoría la eligen como principal aliada.

El encuentro finalizó con un aperitivo networking en que los presentes pudieron conversar con los ponentes e intercambiar opiniones.

 

Actualités sur le même thème

Partager cette page Partager sur FacebookPartager sur TwitterPartager sur Linkedin

Fermer

Toute l'actualité sur notre Chambre